lunes, 13 de junio de 2016

Agustín Carstens advierte que se viene una recesión economica grande a México






13/06/2016:  Durante una conferencia en Francia, el director general del banco de México, Agustín Carstens, aseguro que se aproxima una recesión económica grande a nuestro país, pero según sus palabras, el dice y afirma que no es culpa del gobierno de la república, si el mal manejo en acciones de los otros países, durante este periodo de Enrique Peña Nieto, como presidente de México y representado al PRI, aseguraron que se tomaran medidas estratégicas fuertes, pero que podría quedar endeudado el país.
Con el creciente incremento del dolar a $22.05 la alza de los combustibles en México.
El PAN(Partido acción nacional), aseguro que es necesario acelerar las reformas educativas, energéticas y al sector salud, la única manera de poder salvar el desastre financiero que podría dejar a muchos sin trabajo y en la calle, muchos analistas económicos aseguran que la crisis que se viene a México llena de incertidumbre y perdida de empleos y hogares, donde los bancos tendrán que hipotecar recursos al extranjero, por miedo a un quiebre económico masivo, Margarita Savala de Calderón, asegura que México aún puede salvar su economía y que es necesario que los mexicanos la vean a ella, como un cambio a un progreso, ella advierte que la crisis económica, puede detenerse mediante una buena política dirigida por el clásico neo liberalismo donde la única fuente sustentable son empresas del extranjero.
Estados unidos ya toma acciones, para que no se vean afectadas sus empresas, asegurando que la venta de PEMEX y CFE, a tras nacionales, puede ser la salvación de México, en los próximos 20 años, dejando el sector salud en manos de empresas privadas, para que el gobierno de México, pueda ahorrar en gastos.

y tu que piensas al respecto? estas preparado, para perderlo todo, por el mal manejo financiero? 


1 comentarios :

mannyman m.l dijo...

corran ala verga a todos los politicos con eso alcanza el billete para las deudas con la miseria que ganamos no alcanza para nada