martes, 4 de octubre de 2016

Argentina moviliza a más de 9.000 policías por la ola de inseguridad





ARGENTINA. 04/OCTUBRE/2016. Los hechos de inseguridad ocupan buena parte de la pantalla de los seis canales de noticias que transmiten las 24 horas desde Buenos Aires. El último fue el de una mujer asesinada en una calle del extrarradio de la capital por dos ladrones de 17 y 18 años. La sensación de que el Estado no cumple con su obligación de protección disparó además una ola de casos de justicia por mano propia que convirtió a víctimas en victimarios. El presidente, Mauricio Macri, se solidarizó con algunas de ellas, la más resonante un carnicero que persiguió, atropelló y mató a un hombre que acababa de asaltarlo en su comercio. En este escenario, el Gobierno ordenó el despliegue de 9.200 policías y gendarmes (policía de fronteras) en el conurbano de Buenos Aires, donde viven más de 12 millones de personas, y en la provincia de Santa Fe, cuya principal ciudad, Rosario, sufre el acoso de un creciente narcotráfico. El gobierno ya inició el despliegue de 3.000 gendarmes en Santa Fe y hoy decidió sumar otros 6.200 hombres al extrarradio de la capital y ciudades grandes como Mar del Plata.


La decisión de sumar fuerzas federales a las provincias se tomó tras una reunión convocada de urgencia y no anticipada a la prensa entre Macri, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y los ministros del área, Silvina Bullrich por la nación y Cristian Ritondo por la provincia. De la cumbre en la Casa Rosada surgió la necesidad de concentrar a las fuerzas de seguridad en las zonas más conflictivas. Bullrich, vocera informal del encuentro, habló de un "re-diseño estratégico” en el reparto de los efectivos que dependen del gobierno nacional.


"Estamos trabajando sobre problemas muy duros que heredamos de la gestión anterior", dijo la ministra, quien no quiso dar detalles de cuáles serán los destinos asignados a gendarmes y policías. Una fuente del ministerio de Seguridad bonaerense dijo a EL PAÍS que los efectivos se distribuirán en 31 municipios y que en su gran mayoría no serán policías sino gendarmes, una fuerza entrenada para la lucha contra el narcotráfico en las zonas de frontera, además de miembros de la Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. “Será un trabajo coordinado” entre la nación y la provincia, agregó la fuente.


La proliferación de hechos de inseguridad ya provocó reacciones en la calle, como una marcha realizada en la ciudad santafesina de Rosario, la tercera más poblada del país. En 2015 hubo en Rosario 224 asesinatos y desde enero sumaron 136. En agosto, se movilizaron unas 20.000 personas y días después el Gobierno envió 3.000 gendarmes a toda la provincia. La Gendarmería cuenta con el respaldo del 60% de la población rosarina, según una encuesta de Nueva Comunicación. En cambio, hasta un 70% ve con desconfianza a las fuerzas provinciales, acusadas de corruptas y de mantener vínculos con el narcotráfico. La cúpula policial ha sido renovada tres veces en los últimos ocho meses debido al recrudecimiento de la violencia.


Las manifestaciones llegarán el 11 de octubre a la ciudad de Buenos Aires, organizadas por un grupo de familiares de víctimas de delitos bajo el lema #ParaQueNotePase. El gobierno de Macri adelantó la respuesta que piensa dar a esa demanda.


FUENTE: internacional.elpais


/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/_/


VÍDEOS RECOMENDADOS.