viernes, 7 de octubre de 2016

Militares emboscados solicitaron auxilio de municipales, estatales y federales; los dejaron solos

"Los pusieron en un estado de indefensión claro, porque el personal militar únicamente traía armas semiautomáticas, ¿cómo iban a poder competir contra lanzagranadas, lanzacohetes, Barrett?", preguntó.
César Gutiérrez Priego, abogado y especialista en derecho militar, indicó que tras la emboscada del pasado viernes contra elementos militares que trasladaban a un presunto delincuente en Sinaloa, presentará una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos el próximo lunes, “porque se han vulnerado los derechos humanos del personal militar”.

En entrevista para Aristegui CNN, señaló: “Aquí hay un hecho trascendente muy importante: cuando el personal militar se traslada, empieza un enfrentamiento, se da una refriega y nos damos cuenta que los miembros de la delincuencia organizada están mejor armados, tienen mayor capacidad, tienen un número superior de elementos, y el personal militar solicita el auxilio con base a la situación que está enfrentando en ese momento,recordemos que existe un C-4, recordemos que hay autoridades municipales, autoridades estatales y autoridades federales. Y ninguna de esas autoridades llegó a prestar auxilio a los miembros del Ejército Mexicano”.
Sostuvo que por ello existe una “clara violación a los derechos humanos del personal militar… porque nadie los asistió, porque los dejaron solos, y por omisión existe responsabilidad de esas autoridades”.

“Fue por miedo o por complicidad”, reconoció, “pero el chiste es que no hubo el apoyo que se tuvo que haber dado”.

Lo que busca, adelantó, es que la CNDH emita recomendaciones al Ejército, con el fin de que realice una investigación por violación de los derechos fundamentales del personal militar.

Recordó que la misma CNDH ha emitido recomendaciones a la Sedena, que han sido aceptadas, para delimitar el uso de determinado tipo de armamento, porque “en el uso de la fuerza… constantemente había un posible abuso en el uso de la fuerza”.

Sin embargo, lo que terminó pasando es que “los pusieron en un estado de indefensión claro, porque (en la emboscada) el personal militar únicamente traía armas semiautomáticas, ¿cómo iban a poder competir contra lanzagranadas, lanzacohetes, Barrett?”.

Expuso que habrá pequeñas manifestaciones en las oficinas de derechos humanos de los estados de la República, también el próximo lunes.

“Creo que llegó el momento de ser solidarios con las fuerzas armadas de este país. Y no sólo de serlo sino de demostrárselo”, dijo.

Además de la gran cantidad de armas en poder de los sicarios en los hechos referidos, tiene el registro de más de 25 camionetas blindadas, y“el C-4 no percibió absolutamente nada” ni ninguna autoridad “se dio cuenta que estaban sucediendo esas cosas”.

“Es como poner a un asaltante con una metralleta, y nosotros tenemos una resortera”, comparó.

“Se encontraba desprotegido el personal militar… se tuvo que replegar… esperando a que pudieran llegar esos famosos refuerzos que nunca llegaron”, lamentó.
“No llegaron ni siquiera los bomberos a apagar el fuego”, lamentó.

Por último, aseguró que tendría que ser reformado el mandato constitucional para que el Ejército y la Marina, con un mejor armamento, pudieran realizar funciones de seguridad pública, en las cuales tanto soldados como marinos partcipan desde el sexenio de Felipe Calderón.

0 comentarios :