sábado, 8 de octubre de 2016

¿Ocultan en Coahuila el mayor campo de extermino de México, con miles de restos humanos?


Desde 2005, en el desértico ejido de Patrocinio San Pedro de Torreón, Coahuila, se han encontrado 3 mil 147 restos humanos presuntamente enterrados por miembros del crimen organizado. Activistas señalan retraso en el resultado de los análisis de los hallazgos.

El Congreso del estado llamará a comparecer al Procurador General de Justicia del Estado, Homero Ramos Gloria, para que explique los hechos ocurridos en esa comunidad y los avances que se tienen en las investigaciones. “Es claro que la autoridad supo hace tiempo y no se lo dijo a la sociedad”, dijo diputado panista Jesús de León.

Ciudad de México, (SinEmbargo/La Opinión/Vanguardia).– Silvia Ortiz dice que sí. Que en el desértico ejido de Patrocinio San Pedro –ubicado 80 kilómetros de Torreón, Coahuila- se encontró lo que podría ser “el campo de exterminio más grande de México” en sus 160 mil metros cuadrados partido por una grieta natural de un kilómetro donde el crimen organizado arrojaba los cuerpos de sus enemigos y desaparecidos.
No se trata de cualquier zona ni de cualquier persona lo que hace relevante la denuncia, sino de una de las activistas más serias por la búsqueda de desaparecidos y el estado donde, según datos oficiales, hay mil 791 personas desaparecidas y ya se han encontrado previamente 458 cuerpos sin nombres en fosas comunes.

El diario Vanguardia dio a conocer que, según una respuesta a una solicitud de información, la Procuraduría de Justicia de Coahuila ha ubicado 78 cementerios clandestinos, donde se han hallado 51 cuerpos y 7 mil 891 muestras biológicas.

Ortiz es una maestra de secundaria, madre de una hija desaparecida y líder de la organización Víctimas por sus Desaparecidos en Acción (Grupo Vida) que desde abril de 2015 busca indicios en Patrocinio San Pedro aunque hasta hace poco reveló más detalles.

“Nos dijeron que era un campo de exterminio”, dijo sobre una recolección de datos entre los pobladores del municipio que se percataban en las largas madrugadas de olor a diesel, de personas armadas merodeando el terreno con posibles víctimas maniatadas por la espalda y otros rastros.

0 comentarios :