jueves, 13 de octubre de 2016

Sentencian a cuatro a 160 años de prisión por secuestro en Michoacán

MORELIA, Mich. (apro).- La Procuraduría General de Justicia (PGJ) obtuvo una sentencia condenatoria máxima de 160 años de prisión para cuatro integrantes de una banda de secuestradores por su responsabilidad penal en el plagio de dos personas ocurrido en 2014 en Tacámbaro.
Una vez que el agente del Ministerio Público analizó las pruebas aportadas tanto en la indagatoria como en el proceso penal, se acreditó la plena responsabilidad de Antonio R., Pedro H., Manuel B. y Samuel R. en la comisión del delito de secuestro agravado.
Los hechos se registraron en octubre de 2014 en Tacámbaro, donde una de las víctimas se dedicaba a la agricultura.
El 27 de octubre de ese año, el afectado acompañado de su esposa y de su trabajador Samuel R. se dirigían a una de sus huertas ubicada en el municipio, sin embargo, al llegar fueron interceptados por tres personas armadas y con el rostro cubierto.
Los presuntos secuestradores amagaron a los patrones de Samuel y a éste para trasladarlos rumbo a un cerro, donde los mantuvieron privados de su libertad por unas horas.
Posteriormente los plagiarios les indicaron a su cómplice Samuel y a la mujer del agricultor que los dejarían en libertad para que reunieran una importante suma monetaria a cambio de la libertad del agricultor.
Samuel y la esposa de su patrón regresaron a su domicilio para reunir el dinero solicitado, momento en que el empleado le indicó a su patrona que uno de los secuestradores le había pedido que le dejara su teléfono celular para estar en comunicación con ella, retirándose Samuel de la casa de sus patrones.
Horas después, los secuestradores comenzaron a negociar con la esposa del plagiario a quien por último acordaron recibirle 150 mil pesos, los cuales debería entregar en un corral de toros que se ubica por el rumbo de Las Norias.
La esposa del agricultor se dirigió al lugar a bordo de un taxi, donde después de bajarse fue amagada por uno de los plagiarios que la llevó al lugar de cautiverio de su esposo.
Ahí los secuestradores comenzaron a negociar nuevamente con las víctimas, ya que ahora eran los dos que estaban privados de su libertad, por lo que les exigían otra suma de dinero.
Las víctimas convencieron a los plagiarios para que los dejaran en libertad y poder reunir la otra suma de dinero, misma que debería ser entregada a su trabajador Samuel para que él se les hiciera llegar.
Después de recuperar su libertad los esposos acudieron ante la PGJE a denunciar los hechos. La Unidad Especializada para el Combate al Secuestro logró establecer la identidad de los cuatro integrantes del grupo delictivo, entre ellos el mismo trabajador, tras lo cual se realizó su captura.
Una vez que valoró las pruebas aportadas por el agente del Ministerio Público, el juez de la causa dictó sentencia condenatoria de 160 años de prisión en contra de los detenidos.