jueves, 6 de octubre de 2016

Sí es radiactiva agua de pozo de La Cantera: UNAM


Es nociva cuatro veces por encima de lo permitido para uso y consumo humano.





SAN JOSÉ ITURBIDE, GTO. 06/OCTUBRE/2016.- Tras concluir la segunda fase del análisis de la contaminación del agua en la zona, se determinó que en la comunidad de La Cantera, el agua del pozo de abastecimiento es radiactiva, cuatro veces por encima de lo permitido para uso y consumo humano; en el suelo, en el aire y en el interior de las casas también se encontró elevada actividad de gas natural radón.


En un comunicado emitido por la UNAM, informó que a esa conclusión llegó el grupo multidisciplinario de expertos de los institutos de Física (IF), de Ciencias Nucleares (ICN), de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) y del Centro de Geociencias (CGeo).


Según la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), el radón es un cancerígeno. En agua para consumo humano puede causar leucemia, daño al ADN, aberraciones cromosómicas, mutaciones genéticas, cáncer de pulmón por inhalación y cáncer de estómago por ingestión.

Presencia de radón.


En La Cantera los expertos hallaron actividad elevada de gas radiactivo natural radón en el recurso subterráneo utilizado para consumo humano, en suelo y en aire de interiores, en un radio de al menos tres kilómetros de la localidad.


Estudios de más de 15 años en el acuífero de la zona indican que la migración de estos radioisótopos disueltos en el agua se relacionaría con la sobre-explotación del acuífero regional, debido a que el agua que se consume ha tenido mayor exposición a las rocas de las áreas más profundas.

Recomendaciones.


Para reducir el radón, el grupo de la UNAM recomienda incorporar sistemas de aireación en la red de abastecimiento en tomas domiciliarias. Sugiere almacenar el agua en tanques elevados con sistemas de aireación, antes de su distribución en la comunidad. También, usar tinacos con sistemas de venteo en las casas para permitir que el gas radón escape hacia la atmósfera y así evitar su inhalación. Además, se deben formar recursos humanos y crear capacidades regionales/nacionales para estudiar los impactos de la radiactividad natural e inducida sobre los humanos, con especial énfasis en la dosis recibida de radón y su comportamiento en el subsuelo; e implementar un programa de monitoreo con un enfoque más regional.


FUENTE. periodicocorreo.


-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-


VÍDEOS RECOMENDADOS.