viernes, 13 de enero de 2017

Empresas gigantes que no pagan impuestos, afirma UNAM


"Gigantes privados que no pagan impuestos ganan del gasolinazo, afirman académicos de la UNAM"


Ciudad de México: La semana pasada, Estados Unidos procesó más crudo que nunca debido a la demanda en México, cifra que coincide con la Onexpo, que afirmó que el país vecino del norte suministró alrededor de 70 por ciento del combustible utilizado por los consumidores mexicanos en diciembre.
Académicos de la UNAM dicen, en tanto, que el aumento al precio de la gasolina se aceleró porque la crisis financiera ya asoma de nuevo la cabeza sobre las finanzas públicas y privadas de los grandes corporativos. Para los especialistas del CIDE, ITAM e IMCO entre las causas por las que el llamado “gasolinazo” está impactando al bolsillo de los mexicanos es que la dicha reforma no consideró el gasto social. La semana pasada, Estados Unidos procesó más crudo que nunca debido a la demanda en México, cifra que coincide con la Onexpo, que afirmó que el país vecino del norte suministró alrededor de 70 por ciento del combustible utilizado por los consumidores mexicanos en diciembre.


Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).- La Reforma Energética es un “fracaso” y la crisis financiera ya asoma de nuevo la cabeza sobre las finanzas públicas y privadas de los grandes corporativos, por ello, el Gobierno adelantó la liberalización del precio de la gasolina, la cual sólo beneficia a grandes grupos monopólicos privados nacionales y extranjeros, coincidieron académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para los especialistas del CIDE, ITAM e IMCO entre las causas por las que el llamado “gasolinazo” está impactando al bolsillo de los mexicanos es que la Reforma Energética no consideró el gasto social.


Bloomberg, un medio especializado en negocios, destacó que la semana pasada Estados Unidos procesó más crudo que nunca debido a la demanda en México. “El país vecino del norte suministró alrededor de 70 por ciento de la gasolina utilizada por los consumidores mexicanos en diciembre”, dijo el martes José Ángel García, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), en un evento en la Ciudad de México.

Alejandro Álvarez, académico de la Facultad de Economía (FE), recordó que cuando se aprobó la Reforma Energética el gobierno argumentó que ya no habría más aumentos en la gasolina. Ahora sube en promedio entre 15 y más de 20 por ciento.


Fabio Barbosa, del Instituto de Investigaciones Económicas, junto con Alejandro Álvarez y María de la Luz Arriaga, también de la FE de la UNAM, urgieron a disminuir el consumo de hidrocarburos, pues el progreso de un país se calcula en la medida en que se transite a nuevas fuentes de energía, y con la dependencia cada vez menor del modelo fósil.

Para mejorar la oferta de combustibles en el país, propusieron rehabilitar las seis refinerías existentes, a fin de aumentar la producción y el abasto nacional de hidrocarburos. “Sólo esta medida permitiría incrementar el abasto en un volumen equivalente a una nueva refinería de 250 mil barriles diarios”, afirmó Barbosa.

Los especialistas señalaron la necesidad de construir nuevas “plantas de refinación pequeñas” y abandonar los proyectos “faraónicos”; además, en un programa de emergencia, intentar incluir a pequeñas industrias. “La generación de combustibles sólo es positiva cuando se permite participar en el abasto y proveeduría a pequeñas y medianas empresas”.

De igual manera, alertaron sobre la extrema vulnerabilidad de nuestra economía y la dependencia indignante frente a la estadounidense. “No podemos decir que ha sido aleatorio, son políticas deliberadas”, destacó Barbosa.

El desmantelamiento de la industria petrolera y la no inversión en refinerías, llevando al uso de su capacidad instalada a sólo un 40 por ciento, han sido políticas intencionales para entregar el petróleo nacional a las empresas transnacionales, acotó.


Álvarez comentó que el aumento al precio de las gasolinas de hasta 24 por ciento a partir del primero de enero, es una muestra contundente del fracaso de las reformas energética y hacendaria. Asimismo, destacó la contradicción flagrante del discurso oficial. “Todo esto explica la protesta social por todos los rincones del país”.

DEMANDA DE GASOLINA IMPULSA PRODUCCIÓN EN EU


Bloomberg destacó que la semana pasada Estados Unidos procesó más crudo que nunca, mientras México dependía cada vez más de su vecino del Norte para el suministro de gasolina.

Las refinerías estadounidenses alcanzaron la semana pasada un récord al transformar 17.1 millones de barriles diarios de crudo en gasolina y otros combustibles, según los últimos datos de la Administración de Información Energética citados por el medio. “Las exportaciones de gasolina casi se duplicaron en diciembre respecto al año anterior”, expuso.

“Estados Unidos suministró alrededor de 70 por ciento de la gasolina utilizada por los consumidores mexicanos en diciembre”, dijo el martes José Ángel García, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), en un evento en la Ciudad de México.


La entrada de crudo en las refinerías estadounidenses repuntó más del 11 por ciento desde octubre, debido a que las exportaciones de gasolina han tocado tres récords desde principios de noviembre. Las refinerías de la Costa del Golfo lideraron la producción del país, con entradas de crudo que escalaron desde los 261 mil barriles diarios la semana pasada a un récord de 9.26 millones.

Las ventas de combustible en México alcanzaron un máximo de cinco meses en noviembre, subiendo más de 5.0 por ciento respecto al mismo período del año anterior, según los últimos datos de la Agencia de Seguridad, Energía y Medio Ambiente de México.


Mientras que las refinerías estadounidenses funcionan a pleno rendimiento, los datos de procesamiento en México han caído. Las seis refinerías operadas por Petróleos Mexicanos (Pemex) funcionaron al 53 por ciento de capacidad en los primeros 11 meses de 2016, según los datos del gobierno.

“La producción estuvo por debajo de 800 mil barriles diarios o posiblemente menos en diciembre”, dijo Campbell a Bloomberg. Sería el sexto mes por debajo de un millón de barriles, según los datos gubernamentales.

Ese nivel es “increíblemente bajo”, dijo, mientras cuestionaba durante cuánto tiempo serán capaces las refinerías estadounidenses de compensar la diferencia. “Presumiblemente, habrá algún tipo de desaceleración en la producción. No creo que podamos mantener este tipo de nivel”.

Actualmente, México está ubicado dentro de los 10 productores de petróleo más importantes del mundo y es el tercero más grande del continente americano. Pero, contrario a la dirección del viento, este país petrolero está próximo a iniciar un nuevo negocio ­–uno más– con quien hoy le cierra las puertas: Estados Unidos. A nueve días de ser el nuevo Presidente de aquel país, Donald Trump no ha modificado sus objetivos que van en contra de México. Y aquí, a pesar de los marcados niveles de pobreza, el Gobierno decidió adelantar un año la liberalización del mercado de las gasolinas, lo que generó un descontento generalizado por tratarse de un golpe certero a la economía de las familias mexicanas.

México apostó por una política comercial y descuidó su planta interna. Hasta el petróleo, que en 1938 fue expropiado al ser considerado un bien estratégico para el desarrollo de la nación. Pero frente a lo que se viene, México no podrá contar con su petróleo a pesar de estar dentro de los 10 productores más importantes del mundo y ser el tercero más grande a nivel continente, luego de Estados Unidos y Canadá.

¿POR QUÉ FALLÓ LIBERALIZACIÓN?




Especialistas del CIDE, ITAM e IMCO analizaron algunas de las causas por las que el alza a las gasolinas está impactando al bolsillo de los mexicanos en el marco del foro: “El incrementos de los combustibles y su impacto en el Transporte público”, convocado por la Asociación Mexicano de la Movilidad. Entre lo que estacan es que la Reforma Energética no consideró el gasto social.

Fausto Hernández Trillo, académico e investigador del CIDE consideró que la reforma fiscal debió tener un plan más integral que considerará una reforma ambiental.

Señaló que el tema de movilidad y el uso de las gasolinas genera problemas o externalidad desde un punto de vista económico como contaminación, congestión vehicular y accidentes, los cuales, finalmente representan un gasto en el sistema de seguridad social, que en México es deficiente.

Consideró que a estos factores se les debe, no necesariamente traducir como impuestos, pero que debieron ser considerados para que fueran otra fuente alternativa de ingresos.

Mencionó que países de Europa como noruega, enfrentaron problemas de vialidad financiera en base a sus sistemas de seguridad social, por lo tanto, realizaron reformas integrales, de tipo ambiental y política de transporte urbano más efectivo.

En ese sentido, señaló que en México ocurre lo contrario, ya que el crecimiento ha sido “anárquico” y hay una deficiente aplicación de los reglamentos de tránsito, sistemas de transporte público deficiente y un parque vehicular viejo.

De acuerdo al académico, el impuesto óptimo para la gasolina debe ser de 71 centavos de dólar por litro.

También consideró que las medidas que tomó el Gobierno federal sobre la liberalización de las gasolinas fueron una medida desesperada “hasta que nos llegó el agua al cuello”, sin embargo, dijo, necesaria, “quizá el problema es no haberlo introducido como parte de un paquete cuando se dieron las reformas estructurales”.

Igualmente, dijo, otra de las causas de adelantarlo y no aplicarlo en 2018 como estaba estipulado podría tener motivos electorales, ya que el efecto se diluye después de 18 meses y a que era necesario adelantar los beneficios de inversión de la reforma energética en el área de las gasolinas.



En el tema del Impuesto Especial IEPS indicó que desde su perspectiva no sería viable quitarlo “lo que si haría es tomar acciones para subsidio a transporte urbano pero el Gobierno o federal no lo tomo en cuenta”.

Finalmente señaló que Estados Unidos no debe ser un país de referencia o punto de comparación, ya que es uno de los que más contribuye al cambio climático porque no incluye a los precios de la gasolina el costo social.

Por su parte, Eric Neguelouart, especialista del ITAM, señaló que la inflación será inevitable y que existen dos elementos que pueden poner más presión sobre los niveles de los precios actuales: la liberalización completa de la gasolina y el tipo de cambio.

En ese último rubro, señaló que habrá que tomar los primeros 100 días del mandato del republicano Donald Trump serán relevantes para la cotización del dólar y que la FED ha mantenido una tasa de referencia baja, por lo que este año se esperan entre 2 o 3 alzas de la tasa, lo cual podría poner mayor presión sobre el tipo de cambio.

Otro factor que consideró es la salida de Agustín Carstens del Banco de México a partir de la segunda mitad del año.



Finalmente consideró que, a pesar de la falta de comunicación del gobierno respecto a los cambios anunciados, al cambiar la liberalización de los precios de 2018 a este año, el gobierno está adelantando una posible alza a los precios del petróleo. Bajo el nuevo esquema, señaló, ya no habrá posibilidad de que el IEPS se convierta en subsidio de nuevo.

Por otro lado, dijo, si los precios llegaran a bajar de nuevo, los consumidores se verían beneficiados por la competencia entre los diferentes jugadores gasolineros nacionales.

En su turno, el director general del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) Manuel Molano, destacó que México es uno de los países en donde la mayor parte del gasto familiar se destina a transporte.

Indicó que el alza a las gasolinas impactará sobre el gasto familiar, por lo que impulsar programas de vivienda para que los trabajadores no se trasladen hasta sus centros de trabajo en auto o usando medios de transporte, podría ser de mucha ayuda.

Fuente: Sinembargo.com

Vídeos relacionados y recomendados.